RESEÑA HISTÓRICA

Llega la revolución delahuertista

El 4 de febrero de ese mismo año Tomás Garrido pide licencia a la Legislatura para ausentarse a la ciudad de México a gestionar con el general Álvaro Obregón que sea retirado el Jefe de Operaciones, general Luis T. Mirelles, quien fue sustituido en el cargo hasta fines de abril por el general Vicente González, aunque de manera provisional.

Manuel Garrido Lacroix, quien ya había ostentado un interinato, fue designado por el Congreso del Estado, de manera interina, para sustituir a Tomás Garrido Canabal, quien regresa de la capital del país hasta el 5 de mayo, acompañado por el nuevo Jefe de Operaciones, general Juan José Ríos. Garrido toma posesión de su cargo de manera inmediata.

El 26 de diciembre de 1923 se levanta en armas en el puerto de Frontera el capitán Francisco Lozano, jefe militar de esa demarcación, adhiriéndose de esa manera el general Manuel Ferrer Vega, al licenciado Manuel Antonio Romero y Fernando Segovia, uniéndose así a Adolfo de la Huerta para hacerse de la presidencia de la república en contra del presidente Álvaro Obregón, quien a su vez daba su apoyo al general Plutarco Elías Calles.

Villahermosa era un polvorín. Estaba sitiada por el río Grijalva, con el barco de Guerra G-3 desde el 9 de enero y, el 14 del mismo, no había resistencia en la plaza y por tanto, sólo imperaba la muerte entre los defensores del gobierno. Tomás Garrido logró escapar con la ayuda de una generosa dama de la sociedad villahermosina, cuando permanecía escondido en su casa. Después fue trasladado al panteón de la ciudad apoyado por el señor Exiquio Bonilla, hasta ser sacado rumbo a Guatemala en el vapor San Rafael, que al saberse la verdad, fue quemado frente a Villahermosa.

Apoyado por el balancanense Miguel Rivera, don Tomás fue llevado a Flores, Guatemala, mientras era sofocada la revuelta delahuertista y el ex gobernador esperaba noticias agradables en esta etapa aciaga dentro la vida política, convulsa, como siempre.

97.-El 20 de febrero de 1924 se designa como gobernador al general Manuel Ferrer Vega, de origen campechano, apoyado por las fuerzas delahuertistas, pero renunció a los 5 días, el 25 del mismo mes, siendo sustituido por el intelectual Manuel Antonio Romero quien integró su gobierno al día siguiente.

A finales de febrero Adolfo de la Huerta llegó a Frontera donde instaló su gobierno provisional, luego de la derrota de las fuerzas obregonistas. Adolfo de la Huerta buscaba salir de Frontera rumbo a Estados Unidos. Mientras tanto, en Frontera fueron capturados los hermanos Quintín y Fernando Aráuz, Tello y Magaña y a Juan Gómez (a) “El Zorro”, quienes fueron llevados a Paraíso para ser fusilados en el panteón de esa localidad. No había nada en contra de ellos, pero se les consideró espías de Tomás Garrido. En frontera quedó al frente de las armas el general Cándido Aguilar. Al salir Aguilar, fue sustituido por el general Salvador Alvarado, de Yucatán.

A fines de mayo salió de Villahermosa el general y licenciado Manuel Antonio Romero rumbo a Guatemala, así como también el general Salvador Alvarado, quien fuera fusilado en Montecristo (hoy Emiliano Zapata), en el sitio llamado “El Hormiguero”, por el coronel Federico Aparicio. Así, con este fusilamiento, terminó la revolución delahuertista en Tabasco.